Francmasonería Escocesa

La Francmasonería Escocesa o Masonería Filosófica,  es una de las dos ramas o poderes de la Francmasonería Universal.

La primera de dichas ramas corresponde a la Francmasonería Simbólica, la que es regida por la Gran Logia de Chile, siendo autónoma y soberana para los tres primeros grados, que corresponden a los de Aprendiz el primero, el de Compañero el segundo y el de Maestro el tercero.

A su turno, la Francmasonería Escocesa es la rama autónoma y soberana que gobierna exclusivamente los grados IV al XXXIII del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, correspondiendo dicho gobierno al Supremo Consejo del Grado XXXIII y Último del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para la República de Chile.

Entre ambos poderes masónicos, la Gran Logia de Chile y el Supremo Consejo del Grado XXXIII para la República de Chile, existe un Tratado de Paz y Amistad que regula sus respectivas jurisdicciones jerárquicas y les permite coexistir en las más prístinas condiciones de armonía y fraternidad mutuas, para el ejercicio de sus actividades masónicas.

Ambos poderes masónicos constituyen una unidad indisoluble al abrigo de los principios, postulados e ideales de la Francmasonería Universal.

En su definición más amplia, la Francmasonería es una institución de carácter universal constituida por hombres de espíritu libre que buscan afanosamente su auto perfeccionamiento y, por consecuencia lenta pero eficaz y profunda, el perfeccionamiento de la sociedad humana toda. Recibe en su seno a los hombres de todas las nacionalidades, de todas las razas y de todas las creencias.

No es una secta religiosa ni es tampoco un partido político. Recibe en su seno a todos los hombres de todas las creencias y posturas que estén dispuestos a trabajar por el bien general, inspirados en los principios de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, para lo que exige entre sus adeptos igual Tolerancia. Por ende, prohíbe en sus talleres el proselitismo religioso y la discusión sobre política partidista, respetando a todos por igual, cualquiera que sea su particular creencia religiosa o su tienda política.

La Francmasonería tiene por objeto luchar contra la ignorancia bajo todas sus formas; es una escuela cuyo programa se resume así: obedecer a las leyes de su país, vivir honradamente, practicar la justicia, amar a sus semejantes, trabajar sin descanso por la felicidad de la humanidad y por su emancipación progresista y pacífica.

En síntesis, la Francmasonería Universal es una institución fundamentalmente ética, filosófica e iniciática cuyo único propósito es tratar de lograr que sus miembros sean hombres de bien.

Tratándose de la Francmasonería Escocesa, es importante señalar que a sus filas y grados sólo pueden acceder los francmasones que ya poseen el tercer grado simbólico  -el de Maestro Masón-  que sean invitados con ese propósito.

La razón de lo anterior es muy sencilla: El objetivo central de los grados superiores al tercero es el perfeccionamiento del Maestro Masón mediante una docencia masónica cuidadosamente diseñada y planificada, la que exige un alto compromiso consigo mismo, con la Orden y con la Humanidad.